miércoles, 26 de mayo de 2010

¿La vocación es innata? ¿Se nace o se construye a lo largo de la vida?

Vocación proviene de la palabra vocāre, del latín , que significa “llamar”. La palabra refería entonces a un llamado a dedicarse a algo en la vida.

Hasta hace unos años se creía que la vocación era un profundo llamado interno casi sobrenatural, unívoco y enteramente innato que al encontrarlo, la persona ya no hallaría lugar a dudas, logrando que se realice desde ello plenamente, sin titubeos ni arrepentimientos. Sin embargo hoy sabemos que la vocación en realidad no es innata o solo lo es en una pequeñísima parte, y que por el contrario la mayor parte se descubre , en gran medida es fruto de un proceso racional y consciente, que se desarrolla a través de la acción, el conocimiento y la vida cotidiana.
Las diversas experiencias adquiridas de un modo consciente e inconsciente, llevan progresivamente al sujeto a la convicción de que puede elegir por sí mismo; es decir, constituye un proceso que se va descubriendo y desarrollando a lo largo de la vida . La persona lo va construyendo en “su transitar “y ello parte del descubrimiento de cuestiones más fundamentales: quién es, cómo es, dónde está y hacia dónde va. Esto mismo se lo repregunta y responde en otros momentos o crisis de su historia. La persona se va conociendo cada vez más y se van despertando diversos aspectos de sí, características, motivaciones, intereses, gustos, aptitudes, etc. Entendemos hoy que “encontrar la vocación” en realidad implica una búsqueda organizada y en gran parte racional, que se va resinificando, solidificando o redefiniendo en el transcurso de los años. La vocación es como una motivación permanente que no cesa, es una constante búsqueda.

La vocación abarca a la persona en todas sus dimensiones, entendiendo que somos verdaderas unidades bio-psico-socio-espirituales.

¿Qué es la Orientación Vocacional?
La Orientación Vocacional es un proceso a través del cual el orientador vocacional trabaja con el orientando ayudándolo a conocerse, otorgándole sugerencias y acompañarlo en ese proceso de decisión y maduración. Es a través de la búsqueda, el asesoramiento y la exploración de la personalidad, que se lleva a la persona a que tome una decisión. Para encontrar respuestas orientadoras debemos efectuar un profundo análisis de los intereses, las habilidades o aptitudes; hábitos de estudio, así como la historia personal, los factores de la personalidad del orientando y las posibilidades que ofrece la realidad de la sociedad actual, para encontrar el punto de encuentro entre ellos y así poder pensar proyectando a futuro.
Cuando se orienta a las personas, se trabaja siempre lo más cerca posible a lo vocacional, en el adolescente por ej. al ser una persona con corta trayectoria de vida y siendo la vocación un proceso en construcción, no se puede afirmar que vamos a lograr que el mismo descubra su vocación de manera definitiva, sin embargo podemos contribuir a que tome una decisión vocacional acertada y genuina, basada en cómo es hasta hoy en su situación actual, con la mayor prospección a futuro posible.

¿Qué tiene de diferente el proceso que ofrece Orientarse?
Orientarse es un exitoso programa de orientación vocacional que incluye el coaching, por lo que te ayuda a descubrirte y a conocerte a vos mismo de una manera distinta, para que puedas identificar aquello con lo que contás para la vida y para éste momento crucial.
Conociéndote más y detectando la carrera más adecuada a tu perfil; ampliarás las posibilidades de convertirte en un profesional exitoso, tanto en el ámbito laboral como personal. Una vez realizado este proceso, se lo acompaña al consultante en la búsqueda de la universidad que satisfaga sus necesidades y que esté acorde a sus posibilidades.
Para saber más sobre el proceso de orientación vocacional llamanos al (011) 5258-0251 o escribinos a cursos@orientarse.com.ar